12 feb. 2011

Intel continuará con MeeGo y duda del compromiso de Nokia


Las consecuencias de la alianza Nokia|Microsoft no se hicieron esperar en la industria. La primera y más importantes de las voces críticas llegó nada más y nada menos que de Intel, socio de Nokia en la consolidación de la plataforma MeeGo, otrora base de la finlandesa para sus dispositivos móviles de próxima generación.

El medio especializado The Register publicó el mismo día del anuncio una entrevista realizada para Suzy Ramírez, vocera de Intel, quien no dudó en expresar la desilusión que había porque Nokia “abandonara el barco” antes que el nuevo sistema operativo zarpara.

“Aunque estamos desilusionados por la decisión de Nokia, Intel permanece comprometido con MeeGo y agradece la contribución que Nokia ha hecho al código abierto”. Como informamos ayer, la nueva plataforma nació de los proyectos Java/Linux que Intel, con Moblin y Nokia con Maemo, tenían para los móviles de próxima generación.

El beneficio para Nokia era enorme pues adquiría el conocimiento de Intel en el mundo de las Netbooks y prototipos de productos embebidos para vehículos. Nokia, por su parte aportaba su experiencia en el desarrollo de equipos mini tablets, de la seria N-800.

Si bien Nokia continuará aportando al proyecto MeeGo, la decisión de Elop de concentrar sus esfuerzos en Windows Phone 7, genera por lo menos dudas sobre el grado de enstusiasmo que se pondrá al desarrollo y evolución de la nueva plataforma.

Th Register acotó, para echar más gasolina a las llamas que dejó el anunció, agregó que la renuncia del director del proyecto MeeGo de Nokia, Alberto Torres, demuestra la poca relevancia que tendrá la plataforma ahora.

Intel no se deja amilanar. Tal como explica su portavoz, para ellos la participación de Nokia era importante pero no crucial, debido a que conciben MeeGo como un sistema para un rango mucho más amplio de dispositivos que los teléfonos móviles.

“MeeGo no es sólo un sistema operativo telefónico. Soporta múltiples dispositivos y creemos que tiene una gran oportunidad en segmentos como los sistemas de automóviles, netbooks, tablets, decodificadores de TV cable y en nuestros procesadores que comenzarán a usarse en teléfonos desde este año”, explicó Ramírez.

De hecho, el proyecto ya logró consolidar un consorcio para la industria automotriz del que participan GM, ARM, Intel y BMW bajo el nombre GENIVI, aunque su real impacto sólo podrá conocerse en los próximos meses.